20 empleos que nadie quiere en Barcelona

3/5 Valoración
Reportaje publicado en PER
20 empleos que nadie quiere en Barcelona

¿Es posible que en un país donde hay 4 millones de parados y que hasta hace no mucho superaba los 5 millones de desempleados pueda existir un catálogo de empleos de difícil cobertura? Cada trimestre el Servicio Público de Empleo (SEPE) elabora una lista de empleos donde las empresas no encuentran candidatos para cubrirlos y que quedan desiertos. La mayor parte de ellos tienen algo en común, el entorno de trabajo es el mar, y mientras no haya personas que puedan cubrirlas será necesario seguir recurriendo a la población inmigrante.

En las ciudades más grandes también hay oportunidades

Aunque pueda resultar extraño, lo cierto es que no solamente sucede en ciudades donde hay menos cantidad de habitantes o donde no existen trabajadores cualificados para ello, sino que también ocurre en ciudades como Barcelona. Una ciudad con una de las universidades más importantes de nuestro país y en la que viven 1,6 millones de habitantes. La formación que se imparte en Barcelona representa todas las especialidades posibles, pero aún asi, hay escasez de mano de obra en las siguientes profesiones:

La lista de profesiones que nadie quiere en Barcelona es la siguiente:

1. Frigoristas navales

2. Jefes de máquinas de buque mercante

3. Maquinistas navales

4. Mecánicos de litoral

5. Mecánicos navales

6. Pilotos de buques mercantes

7. Sobrecargos de buques

8. Deportistas profesionales

9. Entrenadores deportivos

10. Oficiales radioelectrónicos de la marina mercante

11. Cocineros de barco

12. Mayordomos de buque

13. Caldereteros

14. Engrasadores de máquinas de barcos

15. Bomberos de buques especializados

16. Contramaestres de cubierta

17. Marineros de cubierta

18. Mozos de cubierta

19. Auxiliares de buques de pasaje

20. Camareros de barco

Como puedes ver, 18 de ellas tienen relación con el sector naval. Con lo cual no resulta complicado adivinar los motivos por los que es tan complicado encontrar profesionales para cubrir estos puestos de trabajo. Trabajar en un barco conlleva pasar mucho tiempo dentro del barco, por lo que hay muchas personas que están buscando empleo que prefieren esperar a que aparezca otra oportunidad que no implique trabajar en un barco y que les resulte más interesante.

Interés y formación son claves para cubrirlas

Sin embargo, el escaso interés que las profesiones navales despiertan en la población no es el único motivo. La mayoría de los desempleados no cuentan con la formación necesaria para poder desempeñar las funciones que requieren estas profesiones. Y obviamente las profesiones relacionadas con el mar exigen de una formación y una experiencia muy específica. De hecho, precisamente por ello es por lo que los empleadores también encuentran dificultades para encontrar entrenadores y deportistas profesionales. Si te interesa este mundo lo primero que deberías hacer es estudiar el PER, luego el Patrón de Yate y finalmente el de capitán.

Como es lógico, si un país no cuenta con mano de obra suficiente para cubrir sus puestos de trabajo, debe buscarlos fuera. Por este motivo, es habitual ver como muchos de estos puestos son ocupados por inmigrantes que proceden de fuera de la UE. Lo cual no sería posible sin las medidas establecidas por el Estado que permiten la contratación de este tipo de profesionales de manera legal desde España.

No obstante, antes de poder cubrir estas vacantes con trabajadores extranjeros, las empresas están obligadas a presentar las ofertas en la Oficina de Empleo. Si transcurridas dos semanas el puesto continúa vacante por la ausencia de demandantes, el SEPE emite una certificación negativa donde contempla la ausencia de candidatos. Es entonces cuando la empresa puede recurrir a mano de obra extracomunitaria.

El sector naval es el que cuenta con más vacantes en la actualidad, pero si nos fijamos en cómo era la situación hace algunos años, podemos ver que la crisis también ha afectado a estas profesiones de difícil ocupación. Aunque ahora nos parezca sorprendente, hasta el año 2008 las profesiones relacionadas con el sector de la construcción estaban entre las más demandadas y más difíciles de cubrir. La cantidad de vacantes que se generaba superaba a la mano de obra en ese momento.

Pero además de la construcción, había otros sectores que antes de la crisis también encontraban serias dificultades para cubrir sus puestos. Es el caso, por ejemplo, del sector científico y sanitario. Entre las vacantes que solían quedar desiertas debemos mencionar los astrónomos, los técnicos ortopédicos, los técnicos en meteorología, los paleontólogos, los médicos especialistas en inmunología y los geofísicos.

Tampoco permanecía al margen del problema el sector medioambiental que encontraba dificultades para poder contratar edafólogos, especialistas en el cultivo de peces de mar y trabajadores del alcornoque. Y todavía hay más pertenecientes a otros sectores como directores de doblaje, pastores, artesanos de muñecas, laminadores de metales o criadores de gusanos. Esta última realmente curiosa.

Este catálogo de empleaos de difícil cobertura es elaborado cada tres meses por SEPE gracias a los datos proporcionados por el Servicio Público de Empleo de cada comunidad autónoma y a los datos consultados a la Comisión Laboral Tripartita de Inmigración de cada provincia o demarcación territorial, incluyéndose Ceuta y Melilla. No obstante, tanto las Islas Baleares como las Islas Canarias, aunque la lista podría llevarse a cabo uniendo varias islas, se lleva a cabo por separado.

Este catálogo puede consultarse en la página web oficial de SEPE, donde además de las vacantes que resulta difícil cubrir en Barcelona, también podrás ver las del resto de provincias y territorios de España. En las provincias sin costa solamente aparecen los entrenadores y deportistas profesionales, pero si miramos las zonas costeras, se suman las del sector naval. La única excepción la encontramos en la comunidad de Madrid, donde si se buscan profesionales para cubrir vacantes del sector naval.

Obviamente, este tipo de profesiones suponen una gran oportunidad para todos aquellos a los que no les importe pasar mucho tiempo dentro de un barco. Dado el problema que existe para cubrirlas, es muy probable que solamente contando con la formación adecuada, podamos conseguir un puesto de trabajo sin mucha dificultad. ¿Quién sabe? Puede que al final termines encontrando tu verdadera vocación.


Tu experiencia es muy valiosa
Tu voto
Haz clic para puntuar
ENVIAR

Reportajes destacados sobre Cursos

Nuestro equipo de periodistas preparan semanalmente reportajes relacionados con el mundo de la formación para ayudarte en tu elección formativa.
  • Quiero llevar un barco... pues necesitas el PER

    El PER (Patrón de Embarcaciones de Recreo) es una de las titulaciones náuticas disponibles para que los amantes del mar puedan patronear una lancha, eso sí, siempre que sea para uso personal....