La fortuna de los futbolistas no solo proviene de jugar al fútbol, pero… ¿Es justa?

5/5 Valoración
Reportaje publicado en Futbol
La fortuna de los futbolistas no solo proviene de jugar al fútbol, pero… ¿Es justa?

Muchos son los debates suscitados a raíz de las estratosféricas cifras que se embolsan los futbolistas mensual y anualmente. ¿Realmente deben de cobrar cientos de miles de euros al año e incluso millones en casos de grandes estrellas como el actual Balón de Oro Cristiano Ronaldo o su rival más directo Leo Messi? La opinión pública nunca se ha mostrado indiferente respecto a este tema y considera en una amplia mayoría que estas cantidades son desproporcionadas para el sacrificio que supone su profesión.

Un futbolista de primera cobra un mínimo de 130.000 € anuales

Bomberos y policías arriesgan su vida de forma habitual para aportar una mayor seguridad a la sociedad, médicos y enfermeros se enfrentan en sus cometidos a acarrear con la responsabilidad de salvar la vida de personas enfermas y en ocasiones a la carga emocional de no conseguirlo. Maestros y profesores nos dan las bases educativas y de formación de lo que seremos el día de mañana y sin embargo sus sueldos no constituyen ni un pequeño porcentaje de lo que cobran los astros del mundo del fútbol. En sus contratos se estipula que trabajarán un máximo de siete horas diarias incluyendo actos públicos y cualquier trabajo bajo el mando del club, pero bien es cierto que estos deportistas del más alto nivel están sometidos incesantemente a las presiones que conlleva ser una persona reconocida mediáticamente: sus dietas son arduamente estrictas, cualquier declaración emitida supone una repercusión a nivel mundial, un error en el terreno profesional o personal conlleva miles de críticas diarias que no pueden controlar, y además de todo esto su modo de vida está altamente restringido. Apenas pueden practicar otros deportes por riesgos de que exista la más mínima lesión, se ven obligados a permanecer en casa o concentrados durante largo tiempo sin poder realizar actividades normales del día a día de cualquier persona.

La fortuna de los futbolistas no solo proviene de jugar al fútbol, pero… ¿Es justa?

Pero aún así: ¿Es exagerado que reciban esas cantidades de dinero? ¿Es demasiado elevada la recompensa que reciben como respuesta a dichos sacrificios e implantado estilo de vida? ¿Es incoherente hablar de que “solo” se dedican a dar patadas a un balón sabiendo todo lo que hay detrás al llevar uno de los uniformes más mediáticos del mundo? El año pasado salió a la luz que el sueldo mínimo que recibiría un futbolista profesional de la liga BBVA sería de 130.000 euros al año; 14 veces más alto que el Salario Mínimo Interprofesional que esta fijado en la cifra de 9.034 euros anuales. La segunda división española no se queda atrás en lo que a altas cifras de dinero se refiere y los jugadores de los equipos participantes en la Liga Adelante reciben al menos 64.900 euros al año, y a partir de esa cantidad los salarios siguen ascendiendo.

Un futbolista cobra menos de lo que genera, sino no sería rentable

Son muchos los periodistas y gente de a pie que buscan la respuesta a si es justo que una persona vestida de corto y que da patadas a un cuero posea dinero como para erradicar el hambre de numerosas personas que no disponen de los recursos mínimos para vivir. Sin ir más lejos el capitán de la selección Iker Casillas respondió de forma contundente a esta pregunta formulada por la periodista Samanta Villar durante el mundial de Sudáfrica: “Un futbolista cobra lo que genera, lo que la sociedad consume”. Presumiblemente quien critica los sueldos de los jugadores de fútbol profesional ve uno o más partidos de fútbol al mes, si no es socio de algún conjunto y va al estadio de su ciudad cada fin de semana. Los estadios se llenan y albergan a miles de espectadores que se dejan grandes sumas de dinero en una entrada y que además de esto consumen productos publicitados por sus ídolos. Hay que recordar que Michael Jordan no reunió una gran fortuna solo jugando al baloncesto, lo hizo siendo parte de campañas de publicidad que reclamaban su imagen y que generaban enormes cantidades de dinero. La estrella del baloncesto jugó durante 15 temporadas en las filas de los Chicago Bulls y los Washington Wizards y se embolsó 90 millones de dólares gracias a estos contratos. Pero cabe resaltar que 60 millones proceden de Nike, firma que lanzó su campaña con el jugador como protagonista de la misma y gracias al cual Nike ingresó 130 millones de euros, cantidad generada por la admiración de los aficionados que compraron de forma compulsiva aquellas zapatillas Air Jordan I lanzadas no cuando el baloncestista era un gran jugador reconocido, si no en su primera temporada, por lo que podemos hacernos a una idea de las cantidades generadas por estrellas de la talla de jugadores del Real Madrid o Fútbol Club Barcelona.

La fortuna de los futbolistas no solo proviene de jugar al fútbol, pero… ¿Es justa?

Siguiendo esta máxima, los futbolistas más reclamados; Cristiano Ronaldo, Leo Messi, Neymar o Gareth Bale cobran gran parte de su sueldo gracias a la publicidad de la que forman parte. Todos ellos forman parte de la lista de los jugadores mejor pagados del planeta, encabezándola el delantero del Barcelona Leo Messi quien recibe al año la friolera de 65 millones de euros de los cuales 28 provienen de la publicidad que hace a grandes marcas como Adidas, Pepsi, Lays, FIFA 15, Gillette… El madridista Cristiano Ronaldo adquiere gracias a las campañas de marketing y publicidad 26 millones de los 54 que cobra anualmente gracias a los contratos con entidades como Samsung, Toyota, Nike o Soccerade. Las marcas se aprovechan del tirón mediático de estos ídolos de masas e incrementan sus ingresos gracias a la prestación de su imagen. Por lo tanto, las cantidades son indudablemente elevadas, inimaginables para cualquier trabajador, pero son ellos mismos, los propios aficionados y la sociedad en general la que potencia que sigan ascendiendo los salarios puesto que el deporte rey en España cada vez mueve más masas y genera más dinero. No solo por lo generado dentro de los estadios de fútbol, si no por el consumo de productos como camisetas, equipaciones deportivas, postales, tazas, posters, llaveros, calzado deportivo, balones y un largo etcétera.

Y tú…¿eres de los que opina que deben de seguir recibiendo aquello que generan o pondrías limites al respecto? ¿Tiene la culpa la sociedad que después se queja de que estemos hablando de estas sumas de dinero?


Tu experiencia es muy valiosa
Tu voto
Haz clic para puntuar
ENVIAR

3 Comentarios

  • Laura López
    3a y 6m
    5/5 Valoración
    Excelente artículo, tema interesante!!

    RESPONDER A LAURA
  • aaron
    3a y 6m
    5/5 Valoración
    Buenisimo

    RESPONDER A AARON
  • Marta
    3a y 6m
    5/5 Valoración
    Yo pienso que hay que poner un límite :)

    RESPONDER A MARTA